¿Cómo aplicar la teoría de Vygotsky en una clase?

Mucho podemos encontrar sobre su teoría pero ¿Cómo la podemos aplicar en clase? El ejemplo dado puede servirnos de guía para que nosotros mismos podamos innovar.

Un punto de suma importante para Vygotsky es la cultura: teoría socio-cultural:

  • La cultura se adquiere por el ambiente en donde nacimos y nos hemos desarrollado y es transmitida socialmente: socialización.
  • La cultura determina la formación de una sociedad, la cultura es el resultado de las condiciones socioculturales donde se interactúa.
  • Por otro lado, en la tesis de Vygotsky donde habla de los procesos psicológicos superiores explica que estos se dan dos veces, uno de manera Interpsicológica, entre personas y después de manera interior o sea intrapsicológica, (“al lugar que fueres has lo que vieres”), ejemplo vas a los Estados Unidos, por lo tanto haces lo que se hace ahí, porque te adaptas a esa sociedad, la ley de no fumar en lugares públicos y cerrados, entonces al estar en Estados Unidos, ahí no fumas en los lugares públicos, porque estas en otra sociedad, en otra cultura es otro ambiente socio-cultural, se está expuesto a otro escenario, por lo tanto los procesos psicológicos superiores son acorde a su ambiente sociocultural.
  • Otro tema de suma importancia es el papel que juega el adulto en la adquisición de los procesos psicológicos superiores, por ejemplo el adulto transmite el lenguaje, el educando aprende el idioma desde muy pequeño porque entra en contacto con la cultura en la que está desarrollándose, es cuando están inmersos en un medio ambiente social y cultural.
  • El papel es determinante para que el sujeto opere su zona de desarrollo próximo, es aquello que no sabes pero que puedes llegar a aprender con la ayuda de otro, ejemplo yo no sé nada de carpintería, pero si me ayuda un experto yo voy a aprender a hacer una silla. Por lo tanto es la interacción que se da en el otro, con el experto que transmite sus valores y el lenguaje social.
  • Para aprender ciertas cosas es necesario estar expuesto a una situación por ejemplo si yo no necesito saber cocinar y no me interesa, por muy fácil que pueda ser el aprender a hacer un pastel, no lo voy a aprender aunque me lo intente explicar un experto chef, es decir no tengo la disponibilidad de aprender.
  • Estos son solo algunos ejemplos para comprender de una manera más práctica algunos de los puntos más importantes de la teoría sociocultural.

¿Cómo aplicar la teoría de Vygotsky en una clase?

Vygotsky creía que los educandos aprenden de manera más eficiente en un entorno social.

Aprender a usar la teoría del desarrollo social de Lev Vygotsky en una clase puede ayudar a tus estudiantes a entender las ideas más rápidamente. Vygotsky creía que la interacción social juega un papel integral en el aprendizaje y promueve un estilo de enseñanza recíproca más que un estilo plano basado en la disertación. Su teoría contiene ideas importantes, tales como “el otro más experto” y la “zona de desarrollo próximo”, que pueden ayudarte a comunicar ideas de manera efectiva a una clase.

 Instrucciones

  1. Divide a los educandos en grupos de cuatro. Vygotsky creía que los educandos pueden aprender de sus maestros y compañeros, y ya sea un profesor o los compañeros pueden desempeñar el papel de “el otro más experto”. Pon a los educandos más inteligentes con los menos inteligentes para asegurar de que haya una figura de un “otro más experto” dentro del grupo.
  2. Entrega una hoja de trabajo con las indicaciones sobre un tema. Por ejemplo, una lección de sinónimos y antónimos debe ir acompañada de una hoja de trabajo que explique los dos conceptos y ofrezca ejemplos de cada uno. Si bien este ejemplo corresponde a un área es a modo de ejemplo ya que se puede realizar con cualquier tema pertinente a diversas asignaturas.
  3. Asigna a cada educando en el grupo uno de los siguientes papeles: “Resumidor“, “Cuestionador” y “Clarificador“. Explica a los educandos que cada uno tiene un trabajo especial. El “Resumidor” resume el contenido de la hoja de trabajo. El “Cuestionador” identifica las áreas que no están muy claras. El “Clarificador” trata de abordar las cuestiones planteadas en la pregunta. El cuarto integrante cumple, también, la función de clarificador. Esto facilita el diálogo sobre el tema.
  4. Pide a los educandos que tomen notas mientras leen la hoja de trabajo para que puedan cumplir sus funciones con mayor eficiencia. Anima a los educandos para comenzar una discusión después de haber leído la hoja de trabajo y que hagan alguna nota o destaquen los puntos relevantes en relación a su rol. Dile al “Resumidor” que explique la primera lección, y luego pide al “Interlocutor” que plantee preguntas y que el “Clarificador” trate de responderlas. Las funciones fijas ayudan a fomentar un debate sobre el tema. Esto utiliza la “zona de desarrollo próximo”, que es la diferencia entre lo que los educandos pueden aprender solos y lo que pueden aprender con la guía de un compañero más experto.
  5. Pasea por los grupos en el aula para determinar si hay alguna pregunta que plantea el “Cuestionador” que el “Clarificador” no puede contestar. Guía a los educandos hacia la respuesta correcta al problema. Por ejemplo, si los educandos no podían entender por qué “aroma” y “fragancia” son sinónimos, pregúntales sobre cada palabra para asegurar la comprensión del significado de ellas. Luego, pídele al “Resumidor” que revise lo que es un sinónimo. Vygotsky creía que los educandos aprenden de manera más eficiente en un entorno social, en lugar de uno de instrucción. Ayuda a que ellos encuentren la respuesta en lugar de dársela.
  6. Cambia los roles de los miembros del grupo en la siguiente parte de la lección. Es importante que los educandos aprendan a ocupar todas las funciones, para que con el tiempo aprendan a desempeñar el papel de “el otro más experto” dentro de sus grupos.
    Imagen: cmapspublic.ihmc.us

    https://youtu.be/dnnVRU5uK4U

“El sistema educativo estará cojo mientras no incorpore la inteligencia emocional”

La investigadora Begoña Ibarrola considera que “muchos casos de bajo rendimiento académico tienen su origen en problemáticas de tipo emocional y no en falta de capacidad cognitiva de los alumnos”

“En los centros donde han incorporado educación emocional en las aulas prácticamente no hay problemas de conducta ni de acoso”

“Los líderes políticos, sociales o empresariales cada vez tienen más presentes estrategias que responden a la inteligencia emocional”

Begoña Ibarrola es psicóloga, musicoterapeuta, investigadora y especialista en inteligencia emocional. Lleva más de 20 años formando a docentes en este ámbito y cuenta con una amplia producción editorial, en la que destaca colecciones como ‘Cuentos para sentir, Cuentos para educar a niños felices’, oCuentos para descubrir sus inteligencias’. Defiende la importancia de la educación emocional en las aulas para reducir el fracaso escolar además del bullying y asegura con firmeza que el sistema educativo “estará cojo” mientras no incorpore esta asignatura pendiente, “porque el ser humano tiene que educar diferentes dimensiones, no solamente la cognitiva”.

El sistema educativo no contempla ‘per se’ la educación emocional entre las competencias que debe adquirir el alumnado ¿Está incompleta la enseñanza sin esa disciplina?

El sistema educativo está cojo sin esa educación emocional porque el ser humano tiene que educar diferentes dimensiones no solamente la cognitiva. Quizás toda la parte académica y todos los planes de estudio y todo lo que es diseño curricular va enfocado a desarrollar la dimensión cognitiva del ser humano pero la parte emocional que hay que educarla y que hay que enseñar a niños desde bien pequeños a regular sus emociones y a saberlas expresar y servirse de las para sentirse mejor y para conviven mejor con los demás todo esto está fuera del sistema educativo. Pero llevo 20 años dando cursos de inteligencia emocional a claustros y a nivel particular, cada vez hay más colegios que se dan cuenta de que necesitan formarse en este ámbito para luego llevarlo a las aulas, pero siguen siendo iniciativas particulares y debería estar incluso en el plan de estudios de la facultad de educación. Es necesario formar a los futuros maestros para que sepan educar las emociones en el aula.

¿Cómo influye en los escolares ese desconocimiento emocional?

En primer lugar, muchos problemas de conducta y bajo rendimiento académico tienen su origen en problemáticas de tipo emocional y no en falta de capacidad cognitiva de los alumnos. Cuando la neurociencia ya demuestra como las emociones afectan al aprendizaje y que hay emociones que dificultan el aprendizaje y otra ayudan a formarse a los niños, nos damos cuenta de que muchos niños se pueden bloquear ante una ansiedad y unos nervios por un examen y no poder demostrar lo que saben; otros tienen miedo a una asignatura y se enfrentan a su aprendizaje desde un punto de vista muy deficitario, con mucha tensión e incluso preparando su mente para no entender para que rechace esos contenidos por miedo al resultado. Es decir, hay mucha interferencia de las emociones en la conducta y en el aprendizaje. Precisamente, en casi todos los colegios, cuando trabajan los problemas de conducta se dan cuenta de que detrás hay una inestabilidad emocional. Pero dándoles herramientas se podrían evitar muchísimos problemas de conducta y evitar fracaso escolar, que hay unos niveles altos sobre todo en secundaria.

Los casos de suicidio o bullying entre los escolares, ¿podrían evitarse o disminuir con más educación emocional?

Estoy convencida de ello. En los centros donde han incorporado educación emocional en las aulas prácticamente no hay problemas de conducta ni acoso en las aulas. En el bullying hay dos elementos, el acosador y el acosado. Hay que trabajar con ambos. No solo con el niño que utiliza comportamientos violentos para humillar o maltratar a otros, también hay que fortalecer al niño acosado, al débil, al sumiso que se deja falta al respeto. Hay que darles herramientas para manejar esas situaciones, fortaleciendo a los que son más débiles, generando en ellos la resilencia, la capacidad de enfrentarse a situaciones difíciles y Se ha de trabajar la asertividad como elemento clave para evitar conductas agresivas. En los casos más extremos, de suicidio, hay estudios como los de la Universidad de Málaga que correlacionan un mayor desarrollo de competencias emocionales con prevención de suicidio.

¿Los niños acaban siendo conscientes del valor de estas habilidades?

Sí. Son muy hábiles para poner en práctica las cosas que les enseñan y si ven que les funcionan, las mantienen y las perpetúan. Generan hábitos emocionalmente saludables en cuanto se dan cuenta de que esa herramienta en la práctica les resulta válida. Pero para ello tiene que probarlo. No reaccionar con violencia hacia determinadas situaciones, la primera vez cuesta, la segunda también, pero la tercera cuando van poniendo en funcionamiento esas herramientas y ven los resultados, ellos mismos se motivan y convierte esas herramientas en un hábito, se queda impreso en su forma de comportarse.

¿Desde qué edades podría aplicarse?

He desarrollado programas de inteligencia emocional, el programa sentir y pensar, editado por SM en el 2011, desde los tres años. Con actividades, juegos y dinámicas adaptadas a su edad, la etapa de infantil es fabulosa para empezar a entrenarles en determinadas habilidades emocionales. Lo ven como un juego, como algo divertido y lo van incorporando sin darse cuenta. Así llegan a primera con una base y es entonces cuando se empiezan a trabajar también con unos conceptos para que entiendan, por ejemplo, lo importante que es una técnica de relajación para prevenir el estrés que aprendan lo importante que es que se quieran a sí mismos sin compararse con los demás.

En las entrevistas de trabajo, cuentan cada vez más, las competencias emocionales frente al currículum académico

No obstante, nunca es tarde para ponerse a ello y sería aconsejable dado que la inteligencia emocional parece no abundar entre los adultos. ¿Comparte esta sensación?

Sí, es una carencia de los adultos porque no nos han formado en ello. A título personal, en función del interés de cada cual, algunas personas se han ido preparando en este aspecto. Es cierto, las investigaciones de  Howard Gardner sobre inteligencias múltiples nos dicen que las dos inteligencias que forman parte de la inteligencia emocional, que son la intrapersonal y la interpersonal se pueden desarrollar en cualquier momento de la vida. Esto es muy tranquilizante. Nos pude costar más cambiar determinados hábitos que ya se han asentado en nosotros, pero cuando tomas conciencia de que puedes dar otro tipo de respuestas y te entrenas y compruebas que es más saludable para ti y que mejora la convivencia con los demás, lo cambias. Cuanto antes empecemos, muchísimo mejor.

¿Percibe usted que las mujeres tienen más destrezas en este terreno que los hombres o va en la persona?

No he visto esa diferencia pero sí veo que hay diferencias a nivel de empatía o sensibilidad social. Quizás las mujeres tenemos una capacidad mayor para advertir lo que están sintiendo otros y una mirada más atenta a los procesos internos de otros. Pueden sintonizar de forma más fácil, averiguar cómo el otro se siente, somos más proclives a evaluar las señales sociales. Los hombres igual no son tan intuitivos. Pero también me he encontrado con hombres tremendamente empáticos o sea que no me atrevo a afirmar que la variable género sea un factor que incida de una forma tan profunda en la adquisición de las competencias emocionales, más bien está en la actitud personal.

Estas habilidades son fundamentales para un buen líder ya sea en el ámbito político, social o empresarial. ¿Distingue en ellos o ellas competencias emocionales?

En algunos momentos todos los líderes tienen fallos. En sus respuestas se reflejan que no han regulado bien sus emociones, no han sido asertivos pero en otros momentos ocurre lo contrario y nos sorprenden. Muchos líderes políticos y sociales sí son sensibles, se nota que ponen en funcionamiento estrategias que responden a la inteligencia emocional, cada vez tienen más presentes estas técnicas sobre todo a nivel interpersonal. ¿Qué sean modélicos en este aspecto? Pues no. Pero muy pocas lo somos porque siempre la vida nos enfrenta a situaciones muy difíciles que pone en juego ese talante.

¿Es cierto que el ámbito laboral se ha convertido también en un valor añadido?

Yo doy cursos al INEM y me comentan que, en las entrevistas de trabajo, cuentan cada vez más las competencias emocionales frente al currículum académico. En una entrevista puedes provocar situaciones en las que se vea cómo reacciona el candidato, por ejemplo, al lanzarle una provocación. Observar cómo es capaz de resolver conflictos o cómo sería capaz de liderar un proyecto o medir su autoestima. Estos elementos han demostrado ser que son más proyectores de éxito que los académicos.

Fuente: eldiario.es

Las cajas sensoriales: ¿se puede sentir el aprendizaje?

3 profesoras de Infantil y 1º de Primaria con una amplia formación y experiencia que, en catalán, castellano e inglés, buscamos mejorar e implantar nuevas metodologías basadas en el alumno y su desarrollo natural. Autoras de 3ways2teach.com.

Aprender utilizando los sentidos es algo que desarrolla la capacidad de conocer el propio cuerpo, sus sensaciones, desarrollar la imaginación y compartir experiencias en un grupo.

Cajas sensoriales | Tiching

Los primeros aprendizajes y los más importantes que realizamos los seres humanos son a través de los sentidos: aprendemos a hablar escuchando, a reconocer objetos chupándolos, a familiarizarnos con nuestro entorno observándolo y miles de experiencias más. Es absurdo dejar de lado esta vía de entrada de aprendizaje en la escuela cuando es algo tan natural y cercano para los niños.

La educación tradicional ha utilizado siempre el oído y la vista como única manera de enseñar y es por ello que decidimos crear una serie de Cajas sensoriales (también utilizadas en la metodología Montessori) para trabajar con nuestros alumnos multisensorialmente y provocar el aprendizaje de una manera distinta, pero… vamos a empezar desde el principio.

¿Qué es una caja sensorial?

Se trata de un recipiente en el que colocaremos algún material base que resulte agradable al tacto y a la vista, como por ejemplo: arroz, lentejas, arena, piedrecitas, bolitas de gel, canicas, agua, bolitas de poliestireno, semillas, pasta de sopa, plumas, espuma de afeitar, retales de tela, espaguetis hervidos… Aquí, por ejemplo, podrás encontrar una actividad interesante con legumbres.

¿Qué colocaremos dentro?

¡Tienes muchísimas opciones!

  1. Podemos dejar el material base y colocar cuencos, cucharas, rastrillos, pinzas o lupaspara que puedan manipularlo, o simplemente dejar que se diviertan hundiendo sus manitas y sintiendo su tacto.

Cajas sensoriales | Tiching

  1. Pueden también colocarse objetos cotidianos como llaves, cucharas, botones, etc.
  2. Otra opción son las cajas sensoriales temáticas, donde se pueden colocar objetos sobre un tema concreto: otoño (piñas, castañas, hojas,…), animales, objetos de la clase, frutas, colores, etc.

56

  1. Si son un poco más mayores, puedes introducir sus nombres, sus fotografías o incluso letras y palabras para apoyar de una manera sensorial el aprendizaje de la lectoescritura. Además, si enseñas una lengua extranjera, te ayudará mucho a provocar el lenguaje y ampliar el vocabulario.

10

¿A qué edad puedo utilizarlas?

Se pueden empezar a presentar desde que un bebé se aguanta sentado, es decir, alrededor de los 6 meses y se pueden seguir utilizando incluso en los primeros cursos de primaria para introducir aprendizajes de lengua, matemáticas o ciencias. No existe un límite de edad, mientras veas que tus alumnos se interesan por ellas y les sirve para seguir aprendiendo.

Si te animas, además puedes incluir también el sentido del olfato perfumando objetos que coloques dentro o el del oído incluyendo objetos que suenen como cascabeles, maracas, pequeñas cajitas de música, matasuegras, silbatos, etc.

De cualquier forma y con cualquier material que introduzcas vas a conseguir desarrollar los sentidos y estimular el cerebro a la vez que les ayudas a adquirir vocabulario, conceptos, desarrollar su motricidad o simplemente conectar con otras personas y desarrollar el juego cooperativo.

Y si quieres aprender más sobre los beneficios de el juego sensorial, entra aquí.

Laia Abad, Gina Aguirre y Sheila González

Según Howard Gardner: “No tenemos una única inteligencia:

Howard-Gardner | Tiching

Empecemos por el principio… ¿qué es la inteligencia?
Una inteligencia es el potencial biológico y psicológico para analizar información de formas específicas, con el objetivo de solucionar problemas o crear productos valiosos para la cultura.

Su teoría expone que existen ocho inteligencias. ¿Podemos tener más de una?
Como se desprende de su propia definición, rechazo la idea de que los seres humanos tenemos una única inteligencia. Lo que popularmente se conoce como ‘inteligencia’ hace referencia a las capacidades lingüísticas y lógicas valoradas en ciertas clases de la escuela y necesarias para ciertas tareas escolares. En cambio, no se deja margen para la inteligencia espacial, la personal, la musical…

Ha hablado de dos nuevas inteligencias que están en fase de estudio, la pedagógica y la espiritual.
Para poder “apoyar” una inteligencia debo investigar mucho y la verdad es que no he tenido tiempo suficiente para detallar la inteligencia pedagógica y, por otro lado, la encuesta que realicé hace años sobre la inteligencia espiritual me dejó dudas acerca de si se trata de una inteligencia en toda regla. Sin embargo, uso estos términos de manera informal e invito a todo el mundo a que pueda hacer lo mismo.

¿Y qué criterio utiliza con el fin de incluir un nuevo tipo de inteligencia en su teoría?
Los ocho criterios que utilizo para determinar las inteligencias de mi teoría son: el potencial de aislamiento por daño cerebral; la existencia de prodigios e individuos excepcionales; una operación identificable o un conjunto de operaciones identificables; una historia distintiva de desarrollo, junto con un conjunto definible de estados finales de desempeño; una evolución histórica; soporte desde tareas experimentales psicológicas; soporte desde descubrimientos psicométricos y la  susceptibilidad de codificación dentro de un sistema de símbolos.

Criterios que se establecen en su libro Estructuras de la mente, publicado en 1983.
Exacto. Estos criterios se han extraído de varias disciplinas y de distintos tipos de poblaciones. No existe una ecuación infalible para determinar si una posible inteligencia tiene o no las cualidades necesarias. Sopeso distintas consideraciones y hago el mejor juicio que puedo. Mi conjetura es que la inteligencia pedagógica y la inteligencia espiritual encajarían muy bien con el criterio ocho, que hace referencia a la susceptibilidad de codificación dentro de un sistema de símbolos. Pero como he dicho, no he sido capaz todavía de hacer la investigación necesaria para alcanzar una conclusión definitiva.

¿Cree que incluirá más tipos de inteligencia en el futuro?
Solo de forma especulativa. Antonio Battro ha escrito acerca de la inteligencia digital, de la cual vale la pena reflexionar. Sin embargo, en la actualidad, lo que él llama inteligencia digital parece reflejarse en la inteligencia lógica-matemática y corporal-cinestésica.

La mayor parte de nuestra comunidad son profesores, ¿cómo pueden ellos identificar la tipología de inteligencia de sus alumnos?
Cuando hablo con los padres, les animo a llevar a sus hijos a un museo y observar detalladamente qué hacen, cómo lo hacen, a dónde se dirigen… Los profesores podrían hacer lo mismo o podrían establecer zonas de juego que nutran las diferentes inteligencias y observar detalladamente qué pasa y qué no pasa con cada alumno.

Una vez se identifican las inteligencias, ¿cómo pueden potenciarse?
Las inteligencias se potencian cuando una persona participa en actividades que implican su ejercicio. Cualquier persona puede mejorar una inteligencia, pero siempre es más fácil si se tiene un alto potencial en un aspecto concreto.

¿Deberían replantearse los planes de estudio con el objetivo de potenciar todas las inteligencias?
No creo que sea necesario replantearse los objetivos de los planes de estudio. Pero sin duda vale la pena pensar si estos objetivos se pueden alcanzar de distintas maneras. Creo que todo objetivo educativo puede alcanzarse mediante distintas vías.

¿Cuál es la importancia de las nuevas tecnologías, como Tiching, en el proceso de aprendizaje de cada alumno?
Cualquier buen profesor debe familiarizarse con las tecnologías, si bien no deben dictar los objetivos educativos. Más bien el maestro (o padre o estudiante o responsable político) debería preguntarse: ¿puede la tecnología ayudar a conseguir este objetivo y qué tecnologías tienen más posibilidades de ser útiles para ese fin?

¿Qué inteligencia tiene más desarrollada?
Creo que soy más fuerte en la inteligencia lingüística y musical, y continúo trabajando con mi inteligencia interpersonal e intrapersonal.

Finalmente, ¿en qué proyectos está trabajando en la actualidad?
Durante los últimos veinte años, he estado involucrado con el Proyecto GoodWork, un estudio acerca de cómo las profesiones sobreviven en un contexto en el que los mercados son muy potentes. El GWP tiene ahora muchas ramificaciones y se puede leer en thegoodproject.org. Además, con Richard Light, un colega cercano, estoy empezando un nuevo proyecto sobre artes liberales y ciencias en el siglo XXI. Queremos entender cuál es la mejor forma de crear y preservar una forma de educación superior que valoramos, pero que se encuentra en peligro por muchas razones.