Guía familiar para el fomento de la lectura en la primera infancia.

En la actualidad el proceso de lectura involucra una serie de acciones: comprender, hacer juicios de opinión, siendo más que una mera decodificación de signos lingüísticos. Por lo tanto se puede decir que lo primero que un recién nacido lee es el rostro de su madre y la voz de sus padres. Este acto de lectura significa sin lugar a dudas, la puesta en movimiento de la actividad cognitiva. La cara de la madre es un elemento fundamental para el desarrollo del pensamiento. Los adultos atribuyen intención comunicativa al niño desde muy pequeño, lo involucran en un intercambio en el que el mismo adulto, es el que le da el significado a las expresiones faciales, movimientos de manos y otros gestos: modos de mirar, sonidos que se emiten e incluso el llanto. El bebé nace con un repertorio de conductas las cuales tienen como finalidad producir respuestas en los padres, al ser asentidos los bebés comprenden que los gestos tienen poder comunicativo porque ven una respuesta en sus cuidadores.

Captura de pantalla 2015-08-30 a las 13.19.21

La familia es el primer contexto social en el cual el pequeño se desenvuelve y es donde aprende las conductas que le permitirán relacionarse socialmente fuera del seno familiar. Por ello la importancia de crear climas familiares que responda a las necesidades afectivas del niño desde el momento de la concepción. Es el apego el lazo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para el desarrollo de sus habilidades psicológicas y sociales.

En el niño el deseo de leer aparece porque se crean ambientes precisos, pero también con mediadores adecuados, que le transmitan seguridad y apego al niño. El deseo debe alimentarse con posibilidades individuales y colectivas de acceso al libro. La estimulación de los niños hacia la lectura debe ser un encuentro único. Y cada encuentro debe prepararse como si no hubiese ninguna otra oportunidad. Instalar el interés por la palabra es fundamental pero no suficiente, es necesario acompañar todo el camino rodeándolo de ocasiones y, una de esas ocasiones puede ser un proyecto que estimule a los niños más pequeños.

Teniendo como marco esta definición podemos fundamentar la necesidad de iniciar las actividades de fomento a la lectura a partir del nacimiento de un hijo, e incluso antes; hay estudios que indican que a partir del quinto mes el bebé en el vientre materno puede ser estimulado a través de las lecturas en voz alta que realiza su madre.

El proyecto “Nacidos para leer” busca construir junto a las niñas y niños una experiencia de lectura que se transforme en experiencia de vida, acompañados por la familia y los educadores, generando un espacio para compartir, que fortalezca el apego y apoye el crecimiento y desarrollo.

Captura de pantalla 2015-08-30 a las 13.28.20

DESCARGA LOS DOCUMENTOS EN PDF

nacidos_leer_guia_padres

guia para profesores

leer_es_viajar canciones

Fuente: Orientación Andújar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s