Explicar y enseñar. Un ejemplo para entender sus diferencias.

Explicar y enseñar. Tan cerca, tan lejos. El artículo de hoy tiene la intención de enseñarte la diferencia entre lo que entiendo porexplicar y los que entiendo por enseñar. En su momento escribí un artículo que explicaba dichas diferencias en una infografía. Hoy, por tanto, quiero trasladar esta infografía a un ejemplo concreto.

¿Quieres conocer la diferencia entre explicar y enseñar? ¿Quieres conocer por qué son para mí dos términos diferentes? Si es así, estaré encantado de que me acompañes en la lectura de este artículo. Así que ponte cómodo porque zarpamos…

Un ejemplo de cómo explicar y cómo enseñar a resumir un texto.

El ejemplo que quiero darte a conocer para explicar la diferencia entre explicar y enseñar tiene que ver con la técnica de estudiorelacionada con resumir un texto. Estoy seguro de que con el ejemplo que expondré podrás captar a la perfección por qué son tan distintos para mí ambos términos que en demasiadas ocasiones se entienden como sinónimos.

Explicar y enseñar. Cómo se explica el resumen.

El docente.

El docente entra en el aula y les dice a sus alumnos que abran el libro de texto por la página 27 en la que se encuentra un apartado de técnicas de estudio que se titula “El Resumen“.

El docente le pide a uno de sus alumnos que lea el contenido del apartado. El alumno lee lo siguiente:

“El resumen consiste en la exposición de ideas esenciales del texto en cuestión, el nervio fundamental, desechando las ideas secundarias, ejemplos, etc.

Debe tener una redacción ligada en un todo, formando un pequeño texto. Es, podría decirse, ‘un pequeño texto sobre el texto original’. Su extensión estará condicionada por la importancia, complejidad o naturaleza del texto. De todas maneras el resumen ha de ser necesariamente breve.

La realización del resumen supone una mínima comprensión de la organización y del tema del texto, puntos sobre los que se hablará más adelante. No es necesario para hacer el resumen una aproximación a los matices del texto. “

(Fragmento literalmente copiado de un libro de texto de la asignatura del Lengua Castellana y Literatura para alumnos de unos 14-15 años. Omito el nombre de la editorial por respeto).

Una vez el alumno ha leído el texto, el docente pregunta a la clase si lo han entendido. El docente obtiene un silencio absoluto como respuesta.

Tras el silencio de los alumnos, el docente entiende que el contenido teórico está explicado y les reparte una fotocopia con un texto. El docente da el resto del tiempo de clase para que los alumnos hagan el resumen. Al final de la clase recogerá los resúmenes.

El docente se sienta en su silla mientras los alumnos empiezan a realizar el resumen.

El alumno frente al texto de la fotocopia que debe resumir.

Cuando el alumno tiene delante el texto que debe resumir, relee otra vez el contenido teórico acerca del resumen. Tras leerlo una segunda vez, se pregunta a sí mismo lo siguiente:

  • ¿Qué es eso del ‘nervio fundamental’?
  • ¿Qué significa breve? ¿Cuántas líneas es breve?
  • ¿Que significa una redacción ligada? ¿Qué es ligar un texto?
  • ¿Que significa la palabra ‘matices’?

Tras estas preguntas inicia la lectura del texto de la fotocopia y, tras leerlo, se dispone a empezar el resumen y, al momento, le asaltan las siguientes dudas:

  • ¿Cómo empiezo?
  • ¿Qué es lo importante?
  • ¿Cuántas líneas debe tener mi resumen?
  • ¿Debo dar mi opinión personal?

El alumno ve cómo pasa el tiempo y se apresura a redactar el resumen que consiste en unir al azar varias frases literamente del texto.

Unos minutos antes de que acabe la sesión lectiva el docente recoge los resúmenes y les dice que los tendrá corregidos para mañana.

Al día siguiente…

El profesor entra en el aula con los resúmenes en la mano y con gesto serio. Les dice a sus alumnos que está muy decepcionado, que no han entendido nada, que no tienen ni idea de cómo se resume, que lo que han hecho ha sido coger al azar frases del texto y copiarlas literalmente, que han mezclado la exposición con la opinión, que no saben ver la diferencia entre las ideas principales y secundarias y que muy pocos han sido capaces de atrapar en unas líneas el ‘nervio fundamental’ del texto.

Tras la reprimenda, el docente dice a sus alumnos que abran el libro de texto por la página 28. Toca explicar las características de la lírica medieval castellana.

Explicar y enseñar. Cómo se enseña un resumen.

El docente.

El docente entra en el aula y les dice a sus alumnos que guarden el libro de texto. El contenido acerca del resumen que aparece en él no sirve para que aprendan a resumir un texto.

En su lugar, proyecta la siguiente infografía creada por él mismo docente en la que aparecen 10 instrucciones claras y con ejemplos concretos de lo que deben y no deben hacer a la hora de resumir un texto. La infografía podría sería esta:

Redactar un resumen

El docente se para en cada uno de los puntos y hace preguntas abiertas a alumnos concretos. Una vez se han respondido estas preguntas, el docente reparte a cada alumno la infografía en una fotocopia para que la tengan a mano.

A continuación, proyecta un texto que será el que se trabajará conjuntamente con los alumnos. Del texto se hará una primera lectura inicial y, tras la lectura, se subrayarán las palabras clave y las ideas principales y secundarias. Esta actividad se hace entre todos y con la ayuda del docente:

resumir

Resumen-palabras-azules

Seguidamente, el docente repartirá el texto con la siguiente plantilla para que los alumnos pongan a la derecha de cada párrafo las palabras que han destacado entre todos como importantes:

Explicar

Con la ayuda de la infografía y de las palabras clave seleccionadas es el momento de repartir las cuatro plantillas relacionadas con el sujeto, el verbo, las palabras clave y los conectores.

Junto con las cuatro plantillas también se reparte la plantilla madre en la que redactarán el resumen:

Explicar

Ahora el alumno tiene la infografía, las cuatro plantillas (sujeto, verbo, palabras clave y conectores) y la plantilla para la redacción. Además, entre todos han seleccionado las palabras.

Ahora es el momento en el que cada alumno debe resumir por su cuenta el texto usando todo el material facilitado por el docente.

Una vez redactado el resumen del texto por parte de los alumnos, el docente proyecta la plantilla de redacción y pide a un alumno que salga y la complete a partir del resumen que ha elaborado.

Un alumno sale y redacta el resumen sobre la plantilla:

Explicar

A continuación, el alumno comenta su resumen y el docente y los compañeros dan su opinión al respecto. Se valoran los aciertos y se corrigen los posibles errores que hayan podido surgir entre todos.

Tras la intervención del primer alumno, salen algunos alumnos más para ver más ejemplos de resúmenes.

Al día siguiente…

El docente entra en el aula y reparte un nuevo texto a sus alumnos para que lo resuman con la ayuda de la infografía, las plantillas y la plantilla resumen.

Se repite el mismo procedimiento que el día anterior, pero esta vez son los alumnos los que por parejas deben elegir las palabras clave.

Explicar y enseñar. A modo de conclusión.

Si has llegado hasta aquí, creo que habrás podido entender en esencia cuál es la diferencia que existe para mí entre explicar y enseñar. Pero tras darte a conocer este ejemplo,

¿qué entiendo yo por enseñar en el aula?

Para mí enseñar en el aula es:

  • Ser crítico con el material que se te da.
  • Reflexionar sobre cuál es la mejor manera de que tus alumnos entiendan un contenido.
  • Preocuparte más por cómo vas a enseñar que aquello que vas a enseñar.
  • Acompañar al alumno en todo momento de su proceso de aprendizaje.
  • Dedicar el tiempo que sea preciso para que un contenido quede consolidado.
  • Hacer preguntas abiertas para invitar a la reflexión y el análisis.
  • Valorar el proceso más que el resultado.
  • Compartir los aciertos y valorar los errores como una excelente oportunidad para el aprendizaje.
  • Entender que la corrección compartida siempre es mucho más efectiva que la redacción individual.

Pero para mí enseñar también es:

  • Pasión por lo que transmites.
  • Entusiasmo por lo que comunicas.
  • Claridad en lo que haces.
  • Honestidad en lo que eres.
  • Vocación por tu trabajo.
  • Esfuerzo por querer dar en el aula el 100% de ti.

Esto es lo que concibo como enseñar, lo que quiero construir en el aula, lo que quiero ser como docente.

Ojalá que este artículo te haya servido para reflexionar sobre lo que entiendo por explicar y enseñar.

Terminaré con el lema que resume la filosofía de Justifica tu respuesta y que reza así:

APRENDE | ENSEÑA | EMOCIONA

 

Fuente: Justifica tu respuesta

Anuncios

Momentos, Estrategias y Modalidades de Lectura en la ruta de mejora.

Imagenes Educativas: comparte este material que ha sido realizado por la Maestra Rakel Garduño  y ha sido compartido en Facebook: Star Creando (Star Leyva) Todo el mérito es de la Maestra Rakel Garduño , Imagenes Educativas comparte y crea materiales nunca con ánimo de lucro, los materiales se descargan del servidor ni se venden ni se envían por mail, siempre se citan las autorías y el lugar donde se encontró.

Como parte de la Ruta de Mejora retomaremos lo de la lectura, para lo cual utilizaremos estos en cada salón.

Lectura estrategias momentos y modalidades (2)

Lectura estrategias momentos y modalidades (3)

Lectura estrategias momentos y modalidades (1)

Lectura estrategias momentos y modalidades PortadaLectura estrategias momentos y modalidades PDF

MODALIDADES

La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (1)

  • AUDICIÓN DE LECTURA: Al seguir en sus libros la lectura realizada por el docente u otros lectores competentes, los niños descubren la relación entre la lectura y el contenido que se expresa, así como las características del sistema de escritura y del lenguaje escrito que dan pie a la entonación durante la lectura en voz alta.La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (2)
  • LECTURA GUIADA: Tiene como fin enseñar a los alumnos a formularse preguntas sobre el texto. Primero, el docente elabora y plantea preguntas para guiar a los alumnos en la construcción de significados, estas preguntas son de distinto tipo y conducen a los niños a aplicar diversas estrategias de lectura: predicción, anticipación, muestreo, inferencia, monitoreo, confirmación y autocorrección. Las estrategias se desarrollan individualmente o como resultado de la interacción del grupo con el texto.
  • LECTURA COMPARTIDA: También brinda a los niños la oportunidad de aprender a cuestionar el texto, pero, a diferencia de la modalidad anterior, se trabaja en equipos. En cada equipo, un niño guía la lectura de sus compañeros. Al principio, los guías aplican preguntas proporcionadas por el maestro, y más adelante ellos mismos las elaboran. El equipo comenta la información del texto y verifica si las preguntas y respuestas corresponden o se derivan de él.La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (3)
  • LECTURA COMENTADA: Los niños forman equipos y por turnos leen y formulan comentarios en forma espontánea durante y después de la lectura. Pueden descubrir así nueva información cuando escuchan los comentarios y citas del texto que realizan sus compañeros.
  • LECTURA INDEPENDIENTE:En esta modalidad, los niños, de acuerdo a sus propósitos personales, seleccionan y leen libremente los textos.La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (4)
  • LECTURA EN EPISODIOS: Se realiza en diversos momentos como resultado de la división de un texto largo en varias partes. Tiene como finalidad promover el interés del lector mediante la creación del suspenso. Facilita el tratamiento de textos extensos, propicia el recuerdo y la formulación de predicciones a partir de lo leído en un episodio con respecto a lo que se leerá en el siguiente.

ESTRATEGIAS

  • ESTRATEGIAS DE LECTURAMUESTREO: El lector toma del texto palabras, imágenes o ideas que funcionan como índices para predecir el contenido.

    La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (5)

  • PREDICCIÓN:El conocimiento que el lector tiene sobre el mundo le permite predecir el final de una historia, la lógica de una explicación, la continuación de una carta, etc.
  • ANTICIPACIÓN: Aunque el lector no se lo proponga, mientras lee, va haciendo anticipaciones, que pueden ser léxico-semánticas, es decir, anticipan algún significado relacionado con el tema; o sintácticas donde se anticipa alguna palabra o una categoría sintáctica como un verbo, sustantivo, etc. Las anticipaciones serán más pertinentes mientras más información tenga el lector sobre los conceptos relativos a los temas, al vocabulario y a la estructura del lenguaje del texto que lee.La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (6)
  • CONFIRMACIÓN Y AUTOCORRECCIÓN: Las predicciones y anticipaciones que hace un lector generalmente son acertadas y coinciden con lo que aparece realmente en el texto, es decir, el lector las confirma al leer. Sin embargo, hay ocasiones en que la lectura muestra que la predicción o anticipación fue incorrecta, entonces el lector la rectifica o corrige.
  • INFERENCIA:Es la posibilidad de derivar o deducir información que no aparece explícitamente en el texto. Consiste también en unir o relacionar ideas expresadas en los párrafos y evaluar lo leído. Otras formas de inferencia cumplen las funciones de dar sentido adecuado a las palabras y frases ambiguas (que tienen más de un significado) y de contar con un marco amplio para la interpretación.La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (7)
  • MONITOREO: También conocida como metacomprensión, consiste en evaluar la propia comprensión que se va alcanzando durante la lectura, lo que conduce a detenerse y volver a leer o a continuar encontrado las relaciones de ideas necesarias para la creación de significados.La lectura en la escuela, momentos estrategias y modalidades (8)

3 juegos sencillos para prevenir y reducir los conflictos en clase.

Los conflictos están a la orden del día en las escuelas, y es que convivimos durante muchas horas en las aulas y es habitual que se den rencillas entre los alumnos. Así, su resolución y prevención resulta una de las preocupaciones más habituales en maestros y directores de centros.

Pues, para que la cosa no llegue a más y los conflictos queden simplemente en hechos aislados, es necesario incorporar en el horario dinámicas que faciliten la cohesión grupal y el aprendizaje de habilidades emocionales y comunicativas entre los estudiantes.

De esta manera, podrás introducir los juegos y recursos que se muestran a continuación con niños de 9 a 12 años, e incluso con estudiantes de la ESO. ¡Allá vamos!

La caja de los buenos sentimientos

Coloca una caja en un lugar visible de la clase. Escoge una que sea bonita y llamativa, de tal manera que transmita emociones positivas. Pide a tus alumnos que antes de acabar la semana escriban en un papelito algo que les haya hecho sentir felices en clase y lo coloquen dentro: “La maestra de inglés me ha felicitado”, “Juan me ha invitado a su fiesta de cumpleaños”, “en la clase de Educación Física nos han dejado escoger actividad”, etcétera.

Para empezar el lunes con ánimo y buen humor, “el mensajero de las buenas noticias” leerá todas las notas escritas durante la semana anterior en voz alta.

El fin de la dinámica es que los alumnos sean más conscientes de que viven momentos bonitos y agradables en la escuela. Cuando se reconoce y comparte esta emoción, los estudiantes se sienten todavía más parte del grupo.

shutterstock_374097286

El piropo de la semana

Escribe en pequeños papelitos el nombre de todos los alumnos de la clase e introdúcelos en un pequeño saco o bolsa. Pide a cada estudiante que, con los ojos cerrados, tome uno. Este no deberá contener su propio nombre, sino tendrá que escoger un papel distinto.

A continuación reparte un folio a cada cuál y elaboren un detalle bonito para la persona que les ha tocado. Por ejemplo: Pueden hacer una lista de cualidades positivas que tiene, escribir bien grande una única palabra que les recuerde a esa persona, redactar una dedicatoria, inventar una poesía o realizar un dibujo. ¡Todo vale!

La finalidad de esta actividad es compartir emociones positivas y reforzar la autoestima de los niños y niñas a través de los cumplidos de los compañeros. De este modo, se propicia un buen clima en el aula y se reducen las expectativas de conflicto.

shutterstock_155209304

La bolsa de las “gracias”

Toma una bolsa de papel y escribe el nombre de uno de los alumnos con letras bien grandes en ella. Seguidamente reparte pequeñas notas y pide a los demás compañeros que escriban algo que quieran agradecer a esta persona.

Por ejemplo: “Gracias, María, por ser tan simpática siempre”, “gracias por esperarme cuando tardo en salir al patio” o “María, gracias por darme galletas en el recreo”. Puedes realizar esta actividad una vez por semana y cada vez, le tocará a una persona recibir las gracias.

Es una dinámica que, por un lado, consigue que los alumnos den valor a las cualidades de sus compañeros y, por otro lado, que el estudiante que recibe los agradecimientos se sienta todavía más integrado en el grupo y se reconozca parte de él. Con estos dos pilares básicos, se empieza a construir la verdadera convivencia en el aula: la convivencia que se basada en el respeto de la propia individualidad y el aprecio por los demás.

Fuente: 3 juegos sencillos para prevenir y reducir los conflictos en clase

Alta Capacidad y Aprendizaje Cooperativo.

6 modos de hacer el aprendizaje cooperativo más eficiente.

Los Estudiantes nos hablan de su experiencia con el aprendizaje cooperativo.

Artículo de Marian Matthews

Los defensores del aprendizaje cooperativo citan numerosos beneficios para los alumnos con alta capacidad, pero estos estudiantes, a veces, lo ven de otro modo. Reflejamos aqui el resultado de las entrevistas realizadas a 15 niños de alta capacidad en centros escolares de solvente tradición en la aplicación de metodologías de aprendizaje cooperativo:

¿Qué dicen los estudiantes?

Pregunté a los estudiantes sobre algunos de los beneficios que Johnson y Johnson (1989) describieron para el aprendizaje cooperativo. Ellos creen que, dado que los niños de alta capacidad tendrían que explicar alguna parte de la materia a sus compañeros, adquirían un mayor nivel en esa materia. También indicaron otras ventajas como el desarrollo de habilidades sociales (cooperar con otros, comunicarse de forma efectiva, crear relaciones fiables, resolver conflicto, compartir liderazgo, etc..), al tiempo que mejorar la auto-estima, actitudes frente a la escuela y la aceptación de diferencias.

Esto es lo que respondieron los alumnos:

Sobre explicar la material: En primer lugar, ellos encuentran difícil entender por qué otros estudiantes no pueden comprender las cosas que para ellos es tan fácil. También se quejan de tener que explicar la materia a estudiantes que realmente no les escuchan.

“¿Qué sentido tiene que yo lo explique? Él estaba allí, escuchando todo lo que se ha dicho en clase.. asi que, ¿por qué no simplemente escuchó entonces, en lugar de tener que explicárselo a él sólo, cuando, a fin de cuentas, tampoco entonces te esta escuchando? “

Los estudiantes de alta capacidad también se molestan por el tiempo que se les resta de su propio aprendizaje para tener que colaborar con alumnos que no quieren cooperar. Les gusta explicar los temas, pero sólo si su compañero realmente quiere aprender, pero se frustran si el otro compañero no consigue comprenderles.

“Si se muestran interesados en lo que estas explicando.. al menos sientes que estas aportando algo. Pero te sientes frustrado porque para ellos no es tan fácil como para ti, incluso en los casos en que realmente lo intentan.”

Ninguno de los 15 estudiantes expresó que haber explicado los temas a otros estudiantes les hubiera ayudado a aprender más sobre el mismo. Tal y como uno expresa:

Cuando lo explicas, quieres hacerlo muy deprisa porque estas aburrido de repetirlo o porque quizá estas perdiendo el tiempo para hacer algo más interesante, esto hace que tu compañero tampoco llegue a entenderlo del todo. Y entonces tu le preguntas, ¿Ya lo tienes? .. y como estas yendo tan deprisa, el chico simplemente dice “si, si”, y tu continuas, pero en realidad no lo esta entendiendo”.

Este alumnado no ve los beneficios que para si mismos trae este tipo de aprendizaje y reconocen como su aburrimiento y hastío puede hacer sentir mal y perjudica al resto de sus compañeros.

Como encargado de explicar el material, el alumno de alta capacidad tiene que ser capaz de articular las explicaciones al tiempo que se hace con el control del grupo. Esta puede ser una tarea compleja para un joven, que no esta formado para ser profesor (Robinson, 1990). Además promueve una visión utilitaria de los estudiantes dotados, que tienen sus propias necesidades.

Sobre las habilidades sociales.

Los comportamientos que definen las habilidades sociales, según Johnsons y Johnsons, incluyen aquellas que trabajan por el éxito del grupo. Se supone que los estudiantes de alta capacidad deben dividir el trabajo a partes iguales entre todos los miembros del grupo, pero a ellos les preocupa la calidad del trabajo. Un estudiante comentaba:

Repartes el trabajo y dices, tu haces esto, y tu esto otro, pero algunas veces la personas no lo hacen o no lo hacen bien, asi que sientes que tu debes hacer su tarea porque esta realmente mal y te hará sacar una mala nota”.

Es la preocupación por la calidad lo que muchas veces provoca que los estudiantes de alta capacidad dominen el grupo o acaben haciendo todo el trabajo ellos solos. A algunos estudiantes les preocupa esto. Como nos cuenta un alumno:

Hice un proyecto el año pasado e invertí la mitad del tiempo en explicarle al resto del grupo qué hacer, y ellos simplemente se sentaron leyendo revistas en la biblioteca todo el tiempo. Yo hice todo el trabajo, y aún así sólo obtuve una D, porque ellos no hicieron absolutamente nada”

Como resultado de esta experiencia, este estudiante tiene una actitud negativa hacia sus compañeros del grupo.

Sobre el trabajo colaborativo en grupos homogéneos.

Silverman sugiere que los estudiantes de alta capacidad aprenden valores de humildad y democracia especialmente cuando trabajan con sus pares intelectuales (Willis, 1990). Los estudiantes en este estudio tenían muchos menos sentimientos negativos hacia el aprendizaje cooperativo cuando trabajaban con otros compañeros de su nivel.

Si todos estamos al mismo nivel, nos ayudamos los unos a los otros … en general esta muy equilibrado. Si uno de los niños sabe más sobre una materia, enseña a los otros, y si otro sabe mucho sobre otro tema, simplemente cuenta a todos lo que sabe. En estos grupos, no suele haber un individuo predominante.

Los estudiantes más capaces sienten que debería haber una competencia por el liderazgo del grupo si todos los miembros están al mismo nivel, pero “cuando estas en una situación como ésta… la competencia es mucho más amigable, es más como un compromiso”.

Los estudiantes también discuten el tema de la confianza cuando están trabajando con iguales:

Te sientes más relajado porque sabes que no tendrás que hacer todo el trabajo… somos buenos en cosas distintas… si trabajas en un grupo con personas que sabes que no van a temer o avergonzarse por decir “deberíamos hacerlo de esta forma”, quizá luches por tu opción un poco, y en ocasiones, .. pero si sabes que están al mismo nivel que tu, entonces confías en la calidad de sus ideas, asi que es más fácil aceptarlas”.

Otros beneficios

Los estudiantes con los que hablé no identificaron específicamente los beneficios del trabajo colaborativo con la auto-estima, actitudes hacia la escuela o la aceptación de las diferencias. Sin embargo, cuando trabajan con sus pares intelectuales, si remarcan beneficios en su auto-estima y actitudes hacia la escuela, dado que obtienen un mayor conocimiento y comprensión de sus habilidades cuando tienen la oportunidad de medirlas contra otros con habilidades similares.

Respecto de la aceptación de diferencias, los estudiantes parecen más proclives a apreciar a otros miembros del grupo cuando éstos les escuchan, respetan sus opiniones, y hacen el trabajo que el proyecto requiere. Cuando trabajan con compañeros que no están tan implicados con la calidad del trabajo, o cuando tienen que repetir el trabajo, se sienten frustrados y aburridos.

¿Que pueden hacer los educadores?

En lugar de generar las actitudes positivas o la mejora de las habilidades sociales enumeradas por los Johnson, el aprendizaje cooperativo en grupos heterogéneo , parece promover la arrogancia, la falta de confianza en tus compañeros (que los alumnos con alta capacidad encuentran necesario para alcanzar sus estándares de exigencia), una tendencia a hacerse cargo del grupo en lugar de generar un liderazgo compartido, y una falta de conocimiento sobre cómo trabajar con otros estudiantes (cómo explicar temas a otros de forma que lo puedan entender).

Sin embargo, cuando estos estudiantes trabajan en grupos homogéneos, con alumnos de similar capacidad, tienden a desarrollar actitudes positivas y obtener los beneficios sugeridos por Johnson y Johnson. Obtienen también conocimiento del resto de sus compañeros que pueden saber más en distintas áreas, y son capaces de trabajar de forma más efectiva con otros comunicándose de forma más relevante, creando relaciones basadas en la confianza, y aprenden a resolver conflictos y compartir liderazgo.

El aprendizaje cooperativo tiene beneficios para los alumnos, pero debe ser implementado de forma efectiva para cosechar estos beneficios. Si nos preocupan los logros de los estudiantes de alta capacidad, debemos permitir que trabajen juntos a veces. Cuando así lo hacen, durante parte o toda la jornada escolar, sus logros sobrepasan los de aquellos alumnos de alta capacidad que no han sido agrupados (Kulik and Kullik, 1987).

Desde luego, no todas las tareas suponen un reto. Como Winebrenner (1990) dijo, “el profesor debe decidir que actividades son más apropiadas para realizarlas en grupos heterogéneos y cuáles requieren que los niños con alta capacidad trabajan en sus propios grupos con tareas suficientemente retadoras.

Seis modos de hacer el trabajo cooperativo más efectivo.

  • Diseñar proyectos cooperativos de forma que todos los estudiantes puedan interactuar y contribuir de forma igualitaria. Evitar ejercicios tradicionales, tareas de “respuesta correcta”, porque con frecuencia éstas serán completadas por una persona, quien puede hacer el trabajo de forma más eficiente que el grupo.
  • Usa materiales curricularles nueves que incluyan prácticas colaborativas, proyectos en los que los estudiantes puedan compartir ideas creativas, construir unos sobre el conocimiento de otros, y explora diversas habilidades (Cohen 1990, Gamoran 1990). Los proyectos deben incluir : talleres de escritura, exposiciones orales, paseos guiados por la naturaleza, proyectos ecológicos, discusión de temas políticos, juegos, experimentos científicos, exploraciones matemáticas basadas en la manipulación, competiciones de ejercicios mentales, equipos de solución de problemas futuros, y demostraciones en lenguas extranjeras.
  • Estimula el éxito del funcionamiento del grupo incluyendo 5 condiciones : Interdependencia positiva, interacción cara-a-cara, responsabilidad individual, habilidades sociales, y procesamiento de grupo (Johnson y al. 1986).
  • Establece auténticas metas para el grupo que sean importantes para los miembros del grupo. Sharan y Sharan señala el interés de los alumnos y la autonomía como los factores motivacionales y esenciales para el éxito del aprendizaje colaborativo (1989/90).
  • Enseña a los estudiantes cómo trabajan los grupos que funcionan bien y cómo trasladar esta información a sus propios grupos (Johnson y al. 1986). Cómo pedir ayuda, ayudar a los otros, responsabilizarse de los miembros del grupo, son habilidades importantes (Cohen 1990). Representa y modela estas habilidades en tus estudiantes.
  • Agrupa a los estudiantes de forma flexible. Si agrupamos a los estudiantes heterogéneamente todo el tiempo, el único que aporte al grupo será, probablemente el estudiantes de alto rendimiento. El agrupamiento flexible da a los alumnos de bajo rendimiento la oportunidad de ser los que explican y aporta a los alumnos de alta capacidad la oportunidad de conocer y trabajar a una amplia variedad de estudiantes.

—Marian Matthews

Los estudiantes de alta capacidad deben poder trabajar con estudiantes de variada capacidad y de diferente historial (especialmente aquellos que no reciben el adecuado enriquecimiento, así como aquellos que destacan en áreas que no son académicas). En este sentido, pueden ver de primera mano que todos pueden hacer importantes contribuciones. Si todos los alumnos tienen la oportunidad de realizar nuevas actividades, ser agrupados de forma flexible, mostrar diferentes habilidades y destrezas, y aprenden a trabajar en grupos (y pueden analizar después lo bien que han trabajado), tendrán mas oportunidades de desarrollar un rango mayor de habilidades. Así, todos, incluidos los niños con alta capacidad, se beneficiarán de esta disposición de agrupamiento corporativo.

Nota final

1  He usado el trabajo corporativo con estudiantes de alta capacidades en la escuela pública desde que empecé a enseñar a nivel universitario. Estas entrevistas fueron las precursoras de mi investigación a nivel nacional con 800 estudiantes de alta capacidad involucrados en el aprendizaje cooperativo. Este estudio parece apoyar las mismas conclusiones que estas entrevistas : que los niños con alta capacidad obtienen más beneficios y disfrutan más del trabajo colaborativo en grupos homogéneos.

Fuente: Altas capacidades, la rebelión del talento

Referencias.

Cohen, E. G. (1990). “Continuing to Cooperate: Prerequisites for Persistence.” Phi Delta Kappan 72, 2: 134–138.

Gamoran, A. (1990). “How Tracking Affects Achievement.” Occasional paper. (Available from the Clearing-house, National Center on Effective Secondary Schools, 1025 W. Johnson St., Madison, WI 53706.)

Johnson, D. W., and R. T. Johnson. (1989). “What to Say to Parents of Gifted Children.” The Cooperative Link 5, 2: 1–3.

Johnson, D. W., R. T. Johnson, and E. J. Holubec. (1986). Circles of Learning: Cooperation in the Classroom. Edina, Minn.: Interaction Book Company.

Kulik, J., and C. Kulik. (1987). “Effects of Ability Grouping on Student Achievement.” Equity and Excellence 23, 1–2: 22–30.

Robinson, A. (1990). “Cooperation or Exploitation? The Argument Against Cooperative Learning for Talented Students.” Journal for the Education of the Gifted 14: 9–27.

Sharan, Y., and S. Sharan. (December 1989/January 1990). “Group Investigation Expands Cooperative Learning.” Educational Leadership 47, 4: 17–21.

Willis, S. (October 1990). “Cooperative Learning Fallout?” ASCD Update 6, 8.

Winebrenner, S. (November 1990). “Cooperative Learning and Gifted Students.” Paper presented at the National Association for Gifted Children convention, Little Rock, Ark.

Marian Matthews is Assistant Professor, Eastern New Mexico University, School of Education, Station 25, Portales, MN 88130.

Extracto del artículo original :

Lo que piensan los niños con alta capacidad del aprendizaje cooperativo

Diez blogs de profesores para profesores.

Diez blogs de profesores para profesores

Cada día son más los profesores TIC que comparten sus experiencias, opiniones y recomendaciones en la Red. Sus bitácoras son la punta de lanza de la revolución educativa, ya que animan a otros docentes a perder el miedo a las nuevas tecnologías, actualizar sus herramientas y utilizar nuevos métodos pedagógicos con la garantía de su ejemplo. Recopilamos diez blogs de profesores que no te puedes perder si quieres conocer cómo se integran las últimas tendencias educativas en el aula.

LOS DIEZ BLOGS DE PROFESORES QUE DEBES SEGUIR

  1. 1. Ayuda para maestros, de Manu Velasco. Este profesor de Primaria e Infantil, especializado en Educación Física e Inglés, recomienda en su blog numerosos recursos TIC clasificados por asignaturas y niveles educativos. También aborda temas como la diversidad en el aula, la creatividad, o la navegación segura. “Coge lo que necesitas” es su lema. Además, también cuenta con su propio blog personal, más ligado a su experiencia como profesor de Primaria, donde también escribe sobre innovación educativa, nuevos métodos y escuelas creativas.
  2. 2. Justifica tu respuesta, de Santiago Moll. En tres años este blog se ha convertido en uno de los más leídos por la comunidad educativa, con artículos que tratan desde métodos como el aprendizaje cooperativo, hasta las nuevas tecnologías, la resolución de conflictos en el aula o las técnicas de estudio. Entre sus hits se encuentran posts como 10 trucos para enamorar a tus alumnos o Docente, ¿hasta cuándo vas a permanecer en tu zona de confort?
  3. 3. La eduteca, de Óscar Alonso. Este archipremiado proyecto constituye una inestimable fuente de información y recursos TIC para profesores de Primaria y estudiantes de Magisterio. Óscar vuelca en él todas sus inquietudes y experiencias en el aula, ofreciendo a sus colegas un espacio donde pueden encontrar materiales didácticos de todo tipo o consejos para afrontar las dificultades que depara el día a día escolar. También incluye recomendaciones de libros para niños de 3 a 10 años.
  4. 4. En la nube TIC, de distintos autores.  Completo y práctico blog colectivo donde colaboran más de 60 docentes de distintas asignaturas y niveles educativos. En él comparten información sobre aquellas herramientas online que simplifican su trabajo a pie de aula, dan consejos acerca de cómo utilizarlas y explican qué aplicaciones pueden tener. Un valioso repositorio de recomendaciones para profesores TIC.
  5. El blog de Salvaroj, de Salvador Rodríguez. Interesante bitácora de reflexión acerca de la práctica docente, el presente y el futuro de la educación. En él, Salvador, formador y pedagogo, ahonda en las claves para cambiar el mundo de la educación y alcanzar una enseñanza que se ajuste más a las necesidades futuras de los alumnos. Habla de revolución educativa, valores e innovación educativa, plantea propuestas para cambiar la práctica docente, y recomienda libros de interés para aquellos interesados en dar el salto hacia un nuevo tipo de educación. Algunos de sus posts más leídos son 10 valores fundamentales para educar en el siglo XXI  o Educación emocional: sentir para aprender.
  6. 6. Fernando Trujillo Web & Blog, de Fernando Trujillo. Profesor de la Universidad de Granada y fundador de la asesoría pedagógica Conecta 13, Fernando escribe en su blog sobre multitud de temas relacionados con el ámbito y la práctica educativa más innovadores: la gamificación, el aprendizaje basado en proyectos, propuestas para cambiar la enseñanza, estrategias de gestión del aula etc.
  7. 7. Blog de Javier Tourón. Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnostico en Educación y Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja, Javier Tourón es uno de los mayores especialistas en pedagogía inversa o flipped classroom en España. En su blog ofrece numerosos artículos sobre educación y tecnología, con información sobre nuevos métodos pedagógicos, educación digital, herramientas online o recursos y recomendaciones destinados a educar a niños con alta capacidad.
  8. 8. Maestra Especial PT, de Almudena García. Cinco años después de su nacimiento, el blog de Almudena, maestra de educación especial, se ha convertido en una referencia para el mundo de los docentes de Pedagogía Terapéutica. Ofrece un amplio banco de recursos y materiales destinados a educación especial, artículos sobre metodologías y teorías de aprendizaje, información sobre jornadas y congresos, una foto y el entretenido Diario de aprendiz de una PT.
  9. 9. Estoy en ello, de Paco Montero. Bitácora de un “blogprofesor siempre en prácticas, siempre en construcción”, ofrece abundante información para aquellos docentes que como Paco quieren seguir aprendiendo y formándose. En su blog puedes encontrar multitud de recursos, proyectos, experiencias educativas diferentes, posts de denuncia social y otro tipo de materiales didácticos y pedagógicos para el aula.
  10. 10.  Cocinando clases, de Manu AS. Más que un blog, como ellos mismos dicen, es un  “recetario” que incluye multitud de propuestas prácticas para la condimentación 2.0 de las sesiones de aula, reflexiones, recursos web y “tweets docentes y decentes”. Su punto más destacado: sus valiosas recopilaciones de herramientas, blogs, twitters, aplicaciones…

 

7 juegos para estimular la memoria.

¿Sabías que nuestra mente también necesita hacer ejercicio de manera habitual? La memoria, la capacidad de aprendizaje, la atención, la concentración… todos ellos son aspectos que se desarrollan mediante un trabajo constante. Pero, ¿de qué manera logramos que la mente de los más pequeños trabaje sin que les sea aburrido y tedioso? ¡Pues muy sencillo! No existe mejor gimnasio para sus inquietas neuronas que encontrar actividades divertidas y a la vez educativas.

Juegos de memoria | Tiching

En el listado que mostramos a continuación encontrarás siete juegos indispensables, ¡no esperes más y ayúdales a descubrir estas actividades y geniales recursos digitales:

  1.  Pingu: Un juego de parejas online con los entrañables personajes de Pingu, un pinguino muy curioso. Además, la página ofrece multitud de juegos fantásticos para que puedan elegir a sus personajes preferidos: Blancanieves, Dora la exploradora, Peppa Pig, Winnie the Pooh y muchos más.
  2. El escondite: Todos hemos jugado a este clásico e infalible juego pero, ¿y si practicamos con objetos? Ya sea buscándolos o escondiéndolos, niños y niñas pensarán sobre el qué y el dónde, potenciando su memoria a corto plazo.
  3. Juegos de manos: Los juegos de manos son muy populares en los recreos infantiles y también son una buena manera de incentivar la memoria. Practicar, enseñar o jugar juntos puede ser una buena manera de pasar una fantástica tarde de verano.
  4. La lista de la compra: El juego empieza cuando uno de los participantes dice “Voy a comprar al mercado y compro…” seguido del nombre de algún alimento, como por ejemplo “Voy a comprar al mercado y compro sandía”. El siguiente jugador tiene que repetir la frase inicial añadiendo el nombre de otro alimento, como podría ser “Voy a comprar al mercado y compro sandía y pan”. ¿Cuántas rondas aguantaréis? ¡Puedes adaptar la actividad con la temática que más te apetezca!
  5. Diferencias en el zoo: Una actividad online con dibujos del mundo animal en la que dos imágenes aparentemente iguales esconden hasta 10 diferencias. ¡Ayuda a los más pequeños a encontrarlas y a poner la mente en marcha!
  6. ¿Dónde están? Una actividad interactiva muy intuitiva con la que desarrollar la capacidad retentiva, actuarán de forma autónoma además de potenciar competencias digitales de la mano de simpáticas ilustraciones.
  7. Cantar sin parar: La música ayuda a estimular la mente desde edades muy tempranas, el recordar melodías y letras puede ser una gran manera de incentivar la memoria de manera espontánea, ya sea en el aula o en casa.
  8. Fuente: 7 juegos para estimular la memoria.